EL SILENCIO INTERIOR (ANTAR MOUNA)

EL SILENCIO INTERIOR
(ANTAR MOUNA)

Antar Mouna es una clase de meditación que puede ser seguida por personas cuyas mentes son perturbadas por pensamientos conflictivos. Quienes son incapaces de controlar sus pensamientos y mantener centrada su mente en un punto encontrarán esta práctica muy útil. Esta técnica de meditación es sugerida para aquellos estados de ansiedad o nerviosismo tipo Vata.

Para comenzar puedes utilizar cualquier posición, bien sea en loto o sentado en una silla, o aún reclinado en un cojín. Luego cierra los ojos, relaja tu mente y olvida todo cuanto se relacione con la concentración y fijación de la mente en un punto.

El primer ejercicio del Antar Mouna o silencio interior es tomar conciencia de todos los sonidos externos.
Con el cuerpo relajado y estando muy perceptivo, sostiene un estado de atención sobre las experiencias externas, sin perturbarte por los sonidos del exterior, ya sean ellos rítmicos como el caso de una música melodiosa o cualquier ruido que aparezca. No debe producirse reacción alguna en la mente; Solo debe registrarse lo que capte el oído.
Trata de mantenerte extrovertido, tomando conciencia de los sonidos y experiencias exteriores que lleguen. Si sientes alguna incomodidad en tu cuerpo físico, regístrala y toma conciencia de ella. Trata de percibir la experiencia corporal en su totalidad. Si tus sentidos son atraídos por sus respectivos objetos, no ofrezcas resistencia, si la mente vagabundea, no trates de contenerla, permítele errar como ella quiera, pero sé testigo consciente de ese estado de la mente.
En este primer ejercicio del Antar Mouna debes mantener la actitud de testigo imparcial y ser un atento observador de cualquier experiencia que llegue a la mente a través de los sentidos. No trates de desconectar tu mente de los sentidos externos, ni trates de reprimir tus sensaciones. Esta práctica no requiere ningún esfuerzo, ya que el esfuerzo supone tensión y donde hay tensión no hay relajación. Sé consciente de todo movimiento, de toda sensación, de todo pensamiento.
Nunca digas que esta sensación es deseable y por tanto la vas a mantener, ni que aquella es indeseable y por tanto la vas a desechar. En ambas clases de sensaciones debes mantenerte como un testigo imparcial. Dile a tu mente: Estoy siguiendo las instrucciones de mi conciencia interior, Soy consciente de todo mi cuerpo, de mis acciones, y de todo lo que me rodea.

Al practicar el Antar Mouna tendrás la seguridad que los sucesos internos o acontecimientos externos, no podrán alterar tu meditación. Así que si hay alguna molestia o dolor corporal, te vuelves consciente del dolor. Si hay bullicio interno o externo, toma consciencia de él y así lo superaras. En pocos días notaras que te has convertido en un observador imparcial y que los ruidos externos no te perturban. Podrás separar tus propias experiencias de las causas que las producen. Por ejemplo, puedes oír el ruido de un avión, pero ese ruido carece de significado, eres consciente de la vibración del sonido pero no del avión que produce el sonido.

El siguiente ejercicio del sonido interior consiste en tratar de ser consciente de los pensamientos, sin esconderlos, no importa que ellos sean agradables o desagradables. Conoce tus pensamientos y al mismo tiempo mantente pasivamente consciente.
Haz la práctica desprevenidamente, sin juzgar, solo observando cada movimiento del pensamiento. No pierdas la consciencia sobre ti mismo al seguir el pensamiento y trata de mantener total percepción del proceso del pensamiento de principio a fin.
Pregúntate a ti mismo; ¿Qué estoy pensando? Dirige tú atención hacia la mente objetivamente, y observa cuáles son tus pensamientos.
No descanses, se persistente y hazte la pregunta una y otra vez ¿qué estoy pensando?
Mantente muy alerta, sin distraerte del movimiento del pensamiento, dejando que la mente vaya donde ella quiera ir, pero sabiendo adónde va.
Luego concéntrate en el entrecejo, tratando de mantener un estado de conciencia libre de pensamientos. Aparta cualquier pensamiento intruso, quedándote en silencio y en un estado de profunda tranquilidad mental.
Permanece concentrado en el entrecejo y cava cada vez más hondo hasta llegar al estrato de la conciencia en el que los pensamientos no tienen libre acceso. Este es el Antar Mouna, la condición en la que los pensamientos se han aquietado por completo. Así obtendrás el silencio interior.

NAMASTE

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
¿Eres humano?